Nuestra brasería es conocida en toda la provincia por el arte de nuestra cocina para ofrecer carne a la brasa exquisita con el punto perfecto, pero habitualmente nos encontramos con muchas personas que esperan ansiosos el último plato: el postre.

No hay nada mejor que ir a un restaurante y encontrarte con postres caseros, de sabores que nos recuerdan al hogar o la niñez, como los que hacen nuestras madres o nuestras abuelas.

Todos nuestros postres se elaboran con productos de la zona, consiguiendo obtener sabores elaborados e intensos o suaves y ligeros, según el postre y la época del año. Otoño e invierno destacan por los postres con sabores más intensos, como el flan de la casa, tocino de cielo, pan de calatraba, tartas caseras, etc… Por otra parte, en primavera y verano se potencian más los sabores suaves y los helados: deseo blanco, deseo negro, tarta tatín, volcán de chocolate, sorbetes, etc.

Cada postre tiene una personalidad y un sabor únicos, mimados por nuestro equipo de cocina y elaborados con los mejores productos de la zona que aúnan tradición y sabor en un mismo plato.

Además, cada una de las recetas ha sido elaborada y probada por nuestro equipo, seleccionando recetas de madres y abuelas, perfeccionando técnicas y consiguiendo sabores especiales y únicos.

¡Ven a Brasería Navarro y deja un hueco para el postre!