A la hora de hacer una barbacoa en casa, puede que te surja esta duda… ¿Con qué la hago? ¿Carbón o leña?

Existen creencias negativas para ambas partes: se dice que el humo que desprende la leña cuando se quema suele tener más concentración de componentes cancerígenos como el benceno y otros elementos que causan problemas en las vías respiratorias. Por otra parte, se dice que los residuos dejados por el carbón en contacto muy cercano con la carne también tiene consecuencias similares.

Según los expertos, las barbacoas de carbón, y especialmente las de leña, son menos recomendables en caso de que no estén realizadas en lugares con la ventilación adecuada, es decir, debemos evitar esos humos preparando las barbacoas al aire libre o en un lugar de la casa donde haya buena circulación de aire para limpiar el ambiente de estos residuos.

Es innegable que el fuego es el elementos principal en cualquier barbacoa, por lo que las ascuas deberán de cuidarse igual que el resto de los elementos (la carne, la parrilla, etc.) Pese a que en nuestro país no haya mucha costumbre al respecto, si deseas hacer una barbacoa de leña te recomendamos investigar que tipo de leña combina mejor con los alimentos que deseas cocinar. Sea cual sea el tipo, deberá estar bien seca para evitar los humos que hemos mencionado anteriormente y esperar hasta que las brasas estén en su punto correcto: primero al rojo vivo y luego blanquecinas, para evitar que se avive el fuego al entrar en contacto con la grasa.

La cocina en la brasa es un arte heredado de nuestros antiguos, pero no todo el mundo es capaz de dominar las brasas para obtener alimentos exquisitos y con todo su sabor. En Brasería Navarro contamos con años de experiencia cocinando a la brasa o al horno de leña, lo que le da a nuestro restaurante el prestigio y la satisfacción por parte de todos nuestros clientes.

¿Quieres conocer nuestros sabores más tradicionales? ¡Visítanos!