A estas alturas todos conocemos de sobra la dieta mediterránea y sus múltiples beneficios para la salud, ya que podemos presumir de tener una de las mejores herencias que va mucho mas allá de una guía nutricional: la Dieta Mediterránea es un estilo de vida equilibrado que engloba alimentación, formas de cocinar, costumbres, clima o productos y hábitos típicos. Pero… ¿Qué puesto ocupa la carne en la pirámide de alimentación según la Dieta Mediterránea?

Dependiendo de la fuente consultada, la carne deberá ser consumida entre 1 y 3 veces por semana, pero si algo podemos asegurar es que su papel puede ser como ingrediente principal o como complemento de otros alimentos.

En el aspecto nutricional, la carne fresca es una fuente de proteínas de alto valor biológico, es decir, tiene altos contenidos en las proteínas más aprovechables por el cuerpo, además de vitaminas y minerales.

En cuanto a grasas, destacan las grasas saturadas y el colesterol. Podemos distinguir entre dos tipos: la grasa intramuscular (la que se encuentra en el músculo), imposible de separar y la grasa externa o intermuscular que se puede retirar fácilmente.

El consumo adecuado de la carne deberá ser de 3-4 raciones a la semana, dando siempre prioridad a las piezas magras. Por eso es muy importante que la carne consumida sea de fresca y de calidad, ya que repercutirá en las cualidades nutricionales y será más beneficioso para la salud.

En Brasería Navarro estamos muy concienciados con los estándares de calidad de todos nuestros productos y nos encanta pensar en platos inspirados en la Dieta Mediterránea, que sean una experiencia para cualquier paladar y nos ayuden a conservar nuestra cultura y alimentación.