Las navidades se caracterizan por el aumento en eventos sociales y familiares, y algunos de ellos pueden tomar un carácter al que no estamos acostumbrados: la etiqueta. Hay personas que deciden celebrar la Navidad como un acontecimiento muy serio y sus comidas y cenas se fundamentan en impresionar al invitado y mostrar las dotes de protocolo. Si eres de los que quiere organizar un evento de estas características o si por el contrario te han invitado a uno y no sabes cómo comportarte hoy en Brasería Navarro te echamos una mano.

La famosa película “Pretty Woman” nos ha ayudado a muchos a saber cómo comportarnos ante una mesa repleta de cubiertos y su orden, pero si acudes a casa de tu anfitrión y ves la clásica vajilla del ajuar, sabes que la cosa se ha puesto seria. Para seguir el protocolo, encontrarás las siguientes normas básicas: tenedores a la izquierda del plazo, y cuchillos (con el filo hacia adentro) y cuchara a la derecha. Si hay más factores, podemos encontrar la servilleta doblada a la derecha del cuchillo y la cuchara (nada de figuras rocambolescas para impresionar y NI SE TE OCURRA meterla dentro de las copas, ya que es considerado como poco higiénico y hortera). Lo primero que deberás hacer es desplegar la servilleta y colocarla en tu regazo. Utilízala cuando vayas a beber y si tienes que levantarte puedes dejarla encima de la mesa ligeramente arrugada (no la dobles como si no se hubiese usado nunca).

Los cubiertos se utilizan de exterior a interior de manera eliminatoria según el orden de llegada de los platos, siendo el último la cucharilla del postre, ubicada en la parte superior con respecto al plato.

En cuanto a las copas, colocaremos tres correspondientes al agua: pequeña y a la derecha, vino tinto (centro) y vino blanco (izquierda) así como la copa de sidra para el brindis.

Si quieres liar más la madeja, también puedes poner a la izquierda en plato con el cuchillo de la mantequilla y el pan, así habrás entrado de pleto en el protocolo de la mesa puro y duro. Sin embargo… ¿Es necesario?

Según los expertos, el secreto para ser un buen anfitrión es facilitar las cosas, preparar una cena que siga las normas de etiqueta y crear una experiencia, pensar en cada detalle y hacer que los invitados recuerden esa noche como agradable y no como una sucesión de platos y los cubiertos a utilizar para comerlos.

Por eso, deberemos tener en cuenta las alergias, intolerancias o gustos de nuestros clientes e incluso utilizar tarjetas para determinar el sitio de cada invitado en la mesa.

Por otra parte, lo ideal sería dejar los móviles alejados de la mesa, sin embargo el protocolo contempla que se deje el móvil a mano en caso de estar esperando una llamada, avisando siempre al resto de comensales y pidiendo disculpas a la hora de contestarla.

Así que ya sabes, si quieres darle ese toque diferente y “chic” o formal a tus comidas o cenas navideñas, trata de facilitar la faena y resolver cualquier duda de tus invitados, haciendo que todos viváis una experiencia inolvidable estas navidades.

En Brasería Navarro disponemos de salones privados para eventos más intimos con los que impresionar a tus invitados. ¡Conócelos!